El S.D.S.S., prevé de manera principal, tres (3) regímenes de financiamiento: El Contributivo, El Subsidiado Y El Contributivo-Subsidiado, los cuales deberán ser implementados de forma gradual y progresiva en el mismo orden señalado.

a) REGIMEN CONTRIBUTIVO. Corresponde al sector económicamente activo, caracterizado por una relación laboral continua bajo dependencia identificada (empleador- trabajador) y un salario determinado de común acuerdo entre las partes o pre-establecido en función de las labores a desarrollarse.

 

b) REGIMEN SUBSIDIADO: Financiado fundamentalmente por el Estado, protegerá cuando sea implementado, a los trabajadores por cuenta propia con ingresos inestables e inferiores al salario mínimo nacional, así como a los desempleados, discapacitados e indigentes.

 

c) REGIMEN CONTRIBUTIVO-SUBSIDIADO: Se aplicará en una gran parte del sector informal productivo, tales como: a los profesionales y técnicos independientes y a los trabajadores por cuenta propia con ingreso promedio iguales o superiores a un salario mínimo nacional y se financiará con un aporte del trabajador y un subsidio Estatal para suplir la falta del empleador.